En una empresa tecnológica como la nuestra, en la que cada día trabajamos para ayudar a otros a agilizar sus procesos, mejorar sus infraestructuras IT y sus telecomunicaciones, proteger su información y sus datos, así como concienciar para ser ciberseguros…

Nos llega un virus y esta vez no es informático, sino sanitario. Pero vemos que, al igual que esos virus con los que estamos más acostumbrados a combatir, atenta contra el sistema (nuestra sociedad) y detiene y/o altera su funcionamiento habitual.

Y aquí, en estos momentos críticos, es cuando empezamos a hacernos preguntas…

¿En qué lugar queda la tecnología?

¿Es útil y necesaria? ¿Nos está ayudando? Y, sobre todo, ¿qué podemos aportar y cómo podemos ayudar?

Para dar la respuesta, ni siquiera ha sido necesario mirarnos los unos a los otros para reafirmarnos. El SÍ ha sido rotundo: la tecnología esta resultando útil y necesaria y, además, sabemos que debería de estar al alcance de todos.

El Covid-19 nos ha puesto delante un reto no sólo humano sino tecnológico (y creednos si decimos que es MUY tecnológico): las empresas y organizaciones deben avanzar y ser capaces de activar el teletrabajo en aquellos puestos que sean susceptibles de ello. Podríamos citarlos, pero seguro que nos dejábamos algunos: son muchos los que ya podemos (y ahora debemos) trabajar desde casa.

Desde Bullhost os recordamos que eso es así pero… ¡ojo!, lo debemos hacer sin riesgos: las conexiones con nuestros centros de trabajo deben ser seguras y la información debe viajar encriptada de extremo a extremo. Los ciberdelincuentes acechan y estos momentos de cierto caos son más que propensos para ellos.

Tecnológicamente más humanos

Gracias a la tecnología, muchas personas podemos continuar con nuestra actividad diaria, seguimos siendo productivos y colaboramos a que el sistema económico y social se mantenga.

Además, las personas, que debemos estar sumidas en este aislamiento, nos aferramos a la tecnología para conocer qué esta sucediendo en nuestro entorno y a nivel global. Internet nos está dando acceso a miles de cosas que resultan importantes para nosotros:
nos conecta con los nuestros a través de la telefonía y con las videoconferencias podemos incluso vernos y «acercarnos», aunque estemos a cientos o miles de kilómetros; y nos hace llegar contenidos que nos entretienen y relajan nuestra mente, podemos asistir a clases de baile, de yoga… y ejercitarnos sin movernos de casa (aunque, lo reconozco… no es igual).

Siempre me he sentido excepcionalmente humana. Pero, a pesar de trabajar en el sector tecnológico (y son muchos años ya), nunca había percibido mi trabajo tan importante para esta sociedad. Ahora lo entiendo así y espero que a todo el equipo de BullHost le ocurra lo mismo. En definitiva, y a nuestra manera, un mensaje de ánimo para todos los que trabajamos en entornos tecnológicos: en esos momentos duros en los que parece que nada tiene sentido, que no se nos olvide que colaboramos cada día para construir un mundo más humano.

Deja un comentario